fbpx

En el acelerado mundo de hoy en día, la forma en que alcanzamos nuestros objetivos y alcanzamos el éxito en la vida puede parecer un desafío insuperable.  Atrás quedaron los planes de acción simples y las típicas conferencias telefónicas.  Con los rápidos avances tecnológicos apareciendo en cada segundo del reloj, nos vemos a menudo luchando por resistir.

 ¿Cuál es la solución?: La estrategia. 

Puedes tener control sobre tus objetivos.  Sólo necesitas un poco de sutileza, una pizca de paciencia, y un montón de estrategia. Aprender a diseñar estrategias no sólo es inspirador y estimulante, sino que es esencial para el éxito futuro.

¿Qué es la estrategia?   

La estrategia consiste en determinar cómo se ejecutará lo que se quiere lograr.  Es la solución a la inminente pregunta “¿cómo voy a manejar esto?”.

¿Qué hace que una estrategia sea diferente?

Las estrategias no son iguales a los planes, objetivos, resultados, propósitos, misiones o incluso visiones.  Analicemos esto.

Planes: Los planes se desarrollan para clasificar lo que se necesita para completar un objetivo.  Estos planes pueden ser listas de recursos, metas y períodos de tiempo.

Metas: Las metas son resultados cuantificables.  Las metas son las porciones medibles de lo que se quiere lograr (piense en los números: por ejemplo, un porcentaje fijo de ganancia).

Resultados: Los resultados son las consecuencias de alcanzar tus metas.  Son las cosas que suceden o resultan del cumplimiento de tus objetivos.

Propósitos: Los propósitos responden a la pregunta “¿por qué estoy haciendo esto?”.  Son, en última instancia, la fuerza motivadora detrás de la acción.

Misiones: Las misiones combinan tus valores y tus propósitos.  Las misiones son simplemente lo que te hace a ti.

Visiones: Las visiones son la realización de las infinitas posibilidades.  Son la “sensación” de lo que deseas lograr.  Las visiones, a diferencia de las metas, son intangibles y no pueden ser medidas científicamente.

 

¿Por qué hacer estrategias?                                                                                                              

Al desarrollar y ejecutar una estrategia, te ahorrarás dinero, tiempo y energía. La estrategia es la manera más inteligente de lograr tus objetivos.  La estrategia te prepara para el éxito debido a su estructura y organización intrínseca. Al elaborar una estrategia antes de dar pasos sin rumbo que puedan crear el cambio deseado, puedes evitar frustraciones innecesarias y un desastre potencial.

 

¿Qué otras razones tiene la gente para elaborar estrategias?

La estrategia abre la posibilidad de lograr MÁS de lo que se había previsto. Trabajando sobre los pasos de la estrategia, puedes obligarte a alcanzar objetivos más elevados de forma realista.  Mantener la estructura y la organización se convertirá en una segunda naturaleza y verás que tus resultados prosperan.

 

¿Qué tipos de objetivos deberían incluir una estrategia?

¡Cualquier objetivo requiere una estrategia!  Una estrategia no es algo que sólo sea relevante para tus objetivos más urgentes. Es una forma innovadora de cumplir con todas y cada una de sus expectativas.

 

¿Hay una estrategia “correcta” para mi caso?

La respuesta corta es no.  Hay una gran cantidad de estrategias viables para cualquier situación. Así como hay muchas maneras diferentes de llegar a la ciudad de Nueva York, hay muchos caminos diferentes para el éxito. Estos caminos, tus estrategias, pueden adaptarse a tus necesidades personales y mejorarse con tus fortalezas y talentos personales.

 

¿Quién puede hacer estrategias?

Cualquiera puede hacer estrategias. Las estrategias son apropiadas para objetivos personales, objetivos financieros, éxito en los negocios y éxito profesional, por nombrar algunos. Las posibilidades son ilimitadas. Si puedes pensar en una meta, puedes desarrollar una estrategia apropiada para alcanzar el éxito.

 

¿Cómo se establece una estrategia?

Responde estas preguntas:

  1. ¿Cuál es el camino más corto entre el punto A y el punto B? Sé honesto al respecto. y considera todas las posibilidades, sin importar si son generales o no.  La creatividad y el pensamiento innovador cuentan mucho.
  2. ¿Qué están haciendo otras personas y cómo podrías hacerlo de manera diferente?
  3. ¿Cuál es la idea más descabellada que puedes desarrollar para ir del punto A al punto B? ¿Qué es lo que hace que sea una idea absurda?
  4. ¿Qué es lo que te impide ser poco convencional?
  5. ¿Cuál es la forma más fácil de ir del punto A al punto B? (Esto puede ayudarte a pensar en atajos viables. ¡Elimina lo innecesario!)
  6. Si tuviera recursos infinitos, ¿cuál quisieras que fuera tu meta?
  7. ¿Con qué tendrías que trabajar? ¿Qué recursos tienen disponibles para tu negocio?  ¿De quién son los talentos que puedes usar para alcanzar estas metas?

 

¿Tengo que ser creativo para establecer estrategias?

¡Sí! Piensa en tu creatividad interior.  Piensa con originalidad. Sé el artista. En resumen, haz algo diferente.

 

¿Realmente servirá de algo al final?

Sí, por supuesto. Crear y ejecutar una estrategia te cambiará. ¡Para mejor!. Te ayudará a agilizar tu proceso creativo y pronto descubrirás qué eres mucho más eficiente en el establecimiento de objetivos. Además, comenzarás a desarrollar un nuevo conjunto de habilidades que puedes usar más allá de la sala de reuniones. Esta innovadora forma de pensar se infiltrará en tu subconsciente y antes de que te des cuenta, tu vida entera se volverá más estructurada y organizada.

 

¿Cuál es el resultado de empezar a diseñar estrategias?

Aprender a diseñar estrategias te ayudará a prepararte para cualquier cosa. La ventaja de la estrategia es que puede ayudar a expandir tus metas y a desempeñarte de manera óptima cuando te enfrentes a obstáculos impredecibles.  Así que, tanto si quieres establecer metas más altas, como si quieres salir de una dificultad imprevista, saber cómo diseñar una estrategia te ahorrará tiempo, energía y recursos.