fbpx

Los diversos avances en el ámbito de la tecnología y los constantes cambios en el marketing han influido en el recorrido de los clientes. Hoy en día, las cosas son más confusas, principalmente entre las responsabilidades de los equipos de marketing y los de ventas.

Con frecuencia es difícil delimitar donde termina el marketing y donde inicia el proceso de ventas. En tal sentido, es necesario diseñar un proceso de ventas integral en función del marketing.

El proceso de ventas perfecto, debe tener en cuenta al cliente y a sus necesidades.

Educación: Es necesario que los clientes comprendan lo que haces, la importancia de tu trabajo y principalmente cómo tu o tu producto puede ayudarles.

Por ello es educarte sobre todos los aspectos de los productos o servicios que prestas es vital. Es necesario saber cuál es tu audiencia y qué es lo que les atrae o lo que necesitan tus potenciales clientes.

Si el trabajo de ventas lo realizarás a través de las redes sociales, debes saber que Instagram es quien posee el nicho de personas jóvenes. Esta plataforma es muy visual, por lo que debe manejarse a través de fotos y vídeos. Por su parte la audiencia de Facebook es mucho más amplia, abarcando varias generaciones. Facebook permite crear diferentes tipos de contenido, incluso publicaciones de formato extenso.

El cliente ideal: Comienza definiendo quién es tu cliente ideal. Una vez que tengas ese aspecto claro, elije la plataforma que utilizarás y los mensajes adecuados.

Analiza a tus clientes preferidos. ¿Qué tienen en común? ¿Hay ciertos rasgos, comportamientos o acciones que es común en todos? No necesariamente tienen que estar relacionados con tu negocio.  Por ejemplo, podrías segmentar a tus clientes de acuerdo al tipo de empresas que poseen, que estén ubicados en tu localidad o que tengan una edad determinada.

Conocer a tus clientes te permitirá relacionarte mejor con ellos, publicar tus anuncios en la red social adecuada e interactuar con ellos fácilmente.

Descubrimiento: ahora que conoces a tus clientes potenciales y sabes donde encontrarlos, pregúntales sobre sus deseos y necesidades. Puedes utilizar una encuesta o crear un formulario, que te permitan descubrir qué es lo que realmente quieren tus clientes.

Recopilar la información que te aportan tus clientes, facilitará tu trabajo, y te permitirá brindarles la orientación que requieren oportunamente. Además, podrás comprender con precisión cuáles son sus necesidades y ofrecerles la solución perfecta.

Estos formularios y encuestas puedes colocarlos en tu web y en las redes sociales. También es importante que los potenciales clientes puedan llegar a ti a través de un formulario de contacto, que además te permitirá crear tu propia lista de correos.

Una vez que tengas una lista de correos, te será más sencillo enviar información de interés a tus clientes. Esta es una excelente manera de decirles a tus clientes que estás allí para ellos.

Realiza una presentación. Ya has encontrado a tu audiencia, tienes una lista de correo, ahora es el momento de presentar tus productos o servicios e informar a tus clientes cómo podrás ayudarles a resolver sus problemas.

Ofrece ejemplos claros de cómo tu producto o servicio podrá responder a sus necesidades. Invita a tus clientes a realizar preguntas y responde con soluciones prácticas.

Utiliza material de venta convincente. Prepara prospectos informativos detallados y envíalos a tus clientes.

Realiza una propuesta de ventas. Debes ser especifico y reiterar lo que estás ofreciendo, sus beneficios y cierra con una propuesta económica convincente.

Seguramente en este paso, encuentres objeciones. Escucha cada una de las objeciones de tus clientes, responde y realiza la propuesta de ventas. Ten presente que tus clientes quieren escuchar que les ofreces la solución perfecta. Profundiza en las objeciones y aborda el problema con una solución.

Es importante recordar que concretar una venta no significa que has llegado al final. Mantente en contacto con tus clientes y pídeles que te cuenten su experiencia. Establece relaciones duraderas con tus clientes y con certeza, volverán a dirigirse a ti cuando lo necesiten.