fbpx

Todos nos sentimos agotados tarde o temprano. Es un reto, ya que sientes que ya has hecho todo lo que puedes hacer y has aprovechado todos tus recursos. Pero seguramente puedes manejar lo que está sucediendo en tu vida. A veces hacemos que las situaciones parezcan más desafiantes de lo que son en realidad.

Hay muchas cosas que puedes hacer para facilitar tu camino a través de la crisis existente en tu vida.

Intenta estas técnicas para manejar los desafíos de tu vida de manera inteligente:

  1. Aliméntate bien. Es común comer basura o comer muy poco cuando estás muy estresado. Esto sólo sirve para empeorar las cosas. Haz un esfuerzo consciente para comer de forma nutritiva cuando la vida te agobie. Además, evita la tentación de comer en exceso. Trata de mantener tu dieta normal.
  2. Dormir. El estrés desgasta la mente y el cuerpo. Concédete la oportunidad de dormir 7 u 8 horas cada noche, pero nunca 14. Un sueño regular y de buena calidad te dará claridad y energía para afrontar mejor tus retos.
  3. Determina qué es lo que puedes controlar. A veces la situación es difícil y no hay nada que puedas hacer al respecto. Si no puedes hacer nada al respecto, ¿para qué preocuparte? Averigua lo que puedes controlar y entonces presta atención a esas cosas.
  4. Identifica las causas de tu agotamiento. ¿Es sólo una cosa? ¿O es un estilo de vida que simplemente no sientes que puedas mantener por más tiempo? Tal vez tengas desafíos en casa, en el trabajo, problemas de salud o financieros. Tómate el tiempo para identificar qué es lo que te está causando más molestias y encontrarás que tu reto es más fácil de manejar.
  5. Permanece sociable. Es natural querer aislarse, pero eso podría ser un error. Haz tiempo para aquellos con los que más disfrutas pasar el tiempo. Puede levantarte el ánimo y tu perspectiva de la vida. Todo el mundo necesita reírse.
  6. Respira profundamente al menos una vez al día. Ve al gimnasio y comienza a entrenar para transpirar bien. Muchos de los bioquímicos liberados durante el estrés se reducen por el esfuerzo físico. Puedes ponerte en forma y reducir tu estrés al mismo tiempo.
  7. Apaga los dispositivos electrónicos. El teléfono inteligente, la televisión e Internet son estimulantes, pero no es lo que necesitas cuando te sientes agotado. Tómate una noche o un fin de semana entero de descanso. Lee un libro o escucha algo de música. También puedes salir a cenar con un amigo.
  8. Incluye la relajación como parte de tu agenda. Tú planeas todo lo demás, así que planifica tu tiempo de relajación también. Sólo 30 minutos pueden ser significativos y darte un motivo para disfrutar de cada día.
  9. Recuerda tus experiencias pasadas. Has estado abrumado antes y has sobrevivido. Es probable que las cosas hayan salido bien. Recuerda que has lidiado con la sensación de estar agotado en el pasado. No hay razón para que no vuelva a suceder lo mismo.

Evita enterrar la cabeza en la arena cuando empieces a sentirte agotado. El desastre de tu vida actual no durará. Ya has lidiado exitosamente con situaciones similares antes. El cuidado de tu cuerpo es la mitad de la batalla. Concéntrate en las cosas que puedes controlar y deja ir el resto. ¡Se avecinan buenos tiempos!