fbpx

La lectura de artículos y libros de autosuperación puede ser una buena inversión en ti mismo. Sin embargo, a menos que hagas un verdadero esfuerzo para aplicar las estrategias a tu vida, es poco probable que cambie. Hay una gran diferencia entre saber hacer una flexión de brazos y hacer 100 flexiones de brazos cada día. Saber lo que se necesita para tener confianza en ti mismo no hará el trabajo. La aplicación es crítica.

Sigue este plan para tomar el control de tu autoconfianza:                                                          

  1. Abraza el cambio. El cambio es incómodo, y hay una buena razón para ello. Los científicos creen que los humanos somos lentos para cambiar porque lo que estamos haciendo actualmente se percibe como un éxito. Nuestros antiguos cerebros tenían una idea diferente de lo que constituía el éxito. En un pasado lejano, mantenerse vivo era un desafío, y cualquier nuevo comportamiento podía llevar a la muerte.
    • Debes darse cuenta de que la incomodidad que sientes cuando intentas algo nuevo es simplemente un viejo instinto que sube a la superficie. Estar incómodo no suele ser una buena razón para no hacer algo. Puedes seguir adelante a pesar de tu incomodidad.
    • Es bueno estar incómodo. Significa que estás haciendo algo que podría cambiar tu vida. Continuar con tus comportamientos cómodos no hará que nada sea diferente.
  1. Enumera las áreas en las que te falta autoconfianza. Averigua en qué aspectos sientes que te falta de confianza. Puede ser tu habilidad para aprender una nueva técnica o un escenario que requiera hablar en público. Puede ser en situaciones sociales.
    • Una vez que reconozcas tus áreas más débiles, puedes empezar a hacer los ajustes necesarios.

  1. Determina cuáles son tus creencias alrededor de las áreas en las que no tienes confianza en ti mismo. Siguiendo con el ejemplo de hablar en público, quizás te preocupa decir algo embarazoso o que tu voz no sea agradable. Si te sientes incómodo en entornos sociales, tal vez piensas que no eres lo suficientemente interesante.
  2. Encuentra la causa de esas creencias. Si te sientes incómodo en situaciones de citas debido a tu peso, puedes encontrar ejemplos de personas más corpulentas que han tenido mucho éxito en sus relaciones románticas.
    • Realiza una autoexploración haciéndote algunas preguntas de sondeo. ¿Cómo desarrollaste esta creencia? ¿Realmente sabes que es verdad? ¿La has probado?
  1. Busca un mentor. Esto no significa necesariamente que tengas que encontrar un “gurú” que te tome de la mano. Pero, hay mucha gente que tiene experiencia en el área en la que estás experimentando los desafíos. Pídele ayuda a alguien que se sienta seguro en un área en la que tú no tienes confianza, como en situaciones de citas o de hablar en público.
    • Es mucho más fácil tener confianza cuando eres un experto. Aprende todo lo que puedas y te sentirás mejor contigo mismo.
  1. Empieza con algo pequeño, pero empieza. Si no tienes confianza para encontrar una posible pareja romántica, intenta caminar por el centro comercial y hacer contacto visual con aquellos que te parezcan atractivos. Luego progresa a sonreír y decir hola. El siguiente paso podría ser detenerlos y preguntarles por alguna dirección.
    • Tener confianza en un paso hace que el próximo sea posible.
  1. Controla tu progreso. Es importante ver el progreso que estás haciendo. Sin progreso, no te apegarás a tu plan. Mide tu ansiedad en una escala subjetiva del 1 al 100 en diferentes situaciones. ¡Celebra cuando notes el progreso!
  2. Desarrolla tu plan a largo plazo. Así como la misma rutina de entrenamiento lleva al estancamiento, trabajar en la confianza en sí mismo de la misma manera durante un largo período de tiempo llevará a resultados menos que óptimos. Constantemente evalúa y ajusta tu plan de acción.

Si no tienes confianza en ti mismo, es difícil intentar cosas nuevas o crecer como persona. Haz un plan de acción que se ocupe de tus niveles de confianza en ti mismo, y esfuérzate por alcanzar el objetivo de confianza que te mereces.