fbpx

En cualquier trabajo que tengas clientes, tus habilidades para administrarlos puede llevarte al éxito o al fracaso. En el caso de los consultores de marketing, si sus clientes no están conformes con tu capacidad, sencillamente buscarán otro consultor. Si te dedicas a bienes raíces y tus clientes no están satisfechos con tu gestión, no importarán las recomendaciones o tu experiencia, te harán a un lado.

En el caso de los propietarios de negocios, si no comprendes a cabalidad las prioridades de tus clientes, retenerlos va a convertirse en una misión imposible. Sin embargo, hay algunos consejos que pueden ayudar en la gestión de clientes.

Estrategias sencillas para mejorar la gestión clientes

Estos métodos son sencillos de incorporar en tus rutinas laborales, pero pueden significar una mejora sustancial que repercuten en la satisfacción y retención de clientes.

Conexión personal

Sin importar que tan profesional o comercial quieras parecer, es necesario que exista una conexión personal. Si te conectas personalmente con tu cliente, él comprenderá tus desatinos, estará más satisfecho con los resultados y las probabilidades de perderlo son mínimas.
Establece las relaciones de la manera más personal posible. Conoce a tus clientes, haz que se sientan cómodos y que se sientan acogidos por tu negocio.

Comprende sus objetivos y necesidades

Una relación comercial se basa en las necesidades y objetivos del cliente. Veamos un ejemplo. Si te dedicas al marketing debes saber que tu cliente espera obtener resultados. Pero, ¿Cuál es el resultado que tu cliente espera? ¿quiere conversiones? O ¿desea reconocimiento? ¿desean alto nivel de conversiones? ¿prefieren un mayor tráfico? Mientras más conozcas los objetivos de tu cliente, mejor podrás atenderlos.

Intenta mantener un punto de contacto.

Habitualmente los clientes pueden sentirse frustrados si no son atendidos adecuadamente. Designa a un gerente de cuenta o especialista que pueda dedicarse a atender a cada uno de tus clientes, construya una relación y mantenga una comunicación efectiva con ellos.

Mantén un contacto frecuente

Es conveniente establecer cuáles son las expectativas de comunicación que tu cliente tiene. ¿Con cuanta frecuencia se reunirán? ¿Cuál será el propósito de las reuniones? ¿Cómo va a medir los resultados y analizar los neurálgicos? Dependiendo de la naturaleza de tu trabajo y del tipo de cliente que tengas, es posible que necesites establecer reuniones con mayor o menor frecuencia, pero deben ser siempre consistentes. Si establecen reuniones semanales o quincenales, cumple con el cronograma.

Se transparente.

Se honesto y abierto en todo lo relacionado con tu trabajo. No ocultes nada, si te hacen una pregunta difícil, haz todo lo que esté en tus manos para responderla. Es necesario que seas minucioso al explicar los procesos y no temas revelar tus fortalezas y debilidades. Mientras más honesto seas, más duradera podrá ser la relación, tu cliente confiará en ti y será más leal.

Reconoce tus errores y compensa a tu cliente

Todos, eventualmente, cometemos errores. Cuando eso ocurra, reconoce tu error e intenta compensarlo. No admitir un error podría ocasionar que tu cliente te vea como poco confiable, mientras que admitirlo demostrará tu honestidad.

Solicita feed back

Pregunta tus clientes cómo puedes mejorar. Realiza preguntas a tus clientes para ofrecer siempre un mejor servicio. Si un cliente decide prescindir de tus servicios, solicita que complete una encuesta de salida para comprender sus razones y mejorar para futuras ocasiones. Si tienes una relación armoniosa con tu cliente, pregúntale cuales son los factores que hacen que el contrate tus servicios.

Retén a tus clientes

Tan importante como puede ser tener nuevos clientes es retener a tus clientes existentes. La retención de clientes es mucho más rentable y resulta más beneficioso para tu reputación a largo plazo. Si tus clientes están satisfechos, puedes obtener nuevos clientes gracias a sus referencias o recomendaciones.

Recuerda que un cliente es fundamental para cualquier negocio. Atraerlos y mantenerlos es vital para que tu gestión sea exitosa. Ten en cuenta que cuando alguien paga por un servicio son muchas las expectativas que tiene. Ofrece a tus clientes excelencia y siempre da más de lo que esperan.