fbpx

Es estupendo tener miles de visitantes en tu página web de coaching cada semana, pero un alto tráfico en la web no equivale a clientes. ¿Cómo puedes llegar a ellos por medio de la página y contarles que puedes ayudarles a resolver sus problemas?

Demuestra que tienes lo que necesitan

Sería asombroso que los visitantes acudieran a tu sitio web porque desean aprender sobre el coaching. En este caso, necesitan a alguien que los entrene y que convierta sus problemas actuales en oportunidades.

Considera la siguiente sugerencia: en lugar de enumerar testimonios que exalten tu trabajo, describe las situaciones en las que se encuentran tus mejores clientes y cómo les has ayudado. De esa manera, los visitantes tendrán una perspectiva y podrán ver una aplicación práctica de tus habilidades. Serás visto como una persona en lugar de un sitio web.

Ofrece un boletín de noticias

Para los visitantes recurrentes, consigue sus direcciones de correo electrónico para poder ofrecerles información posteriormente.  Ya que una relación toma tiempo, un boletín semanal o mensual permite a los visitantes acercarse a ti. Podrán escuchar tu voz y entender tu misión.

Ofrece recursos gratuitos

Pueden ser listados de los 10 mejores, libros electrónicos gratuitos, guías paso a paso, o incluso listas de verificación. Estos son todos folletos informativos para los negocios, y le dicen al cliente quién eres. Ofrece a tus clientes material que te permita destacar entre los numerosos sitios web que se están visitando.

Habla directamente con el visitante

Cuéntales a tus visitantes que puedes ayudarles. La mayoría de los visitantes buscan algo y alguien que les ayude a conseguir un objetivo. A veces esta necesidad es subconsciente y otras es una búsqueda activa. Defiende tu trabajo. Habla en voz alta. Si no puedes ayudarlos, puedes referirlos a alguien que sí pueda. Ofréceles recursos. También puedes ofrecer una sesión gratuita sin ningún tipo de obligación adicional.

Invierte sabiamente

Nadie se toma en serio una página web realizada por uno mismo a menos que tenga sólidos conocimientos informáticos. Invierte en un sitio web confiable que se vea elegante y profesional. Mientras que un sitio web nuevo puede costar entre 1.000 y 10.000 dólares, un cliente puede valer hasta 25.000 dólares si se relaciona contigo. No te sientas culpable de invertir el dinero en contratar a un diseñador talentoso que entienda tu trabajo.

Recuerda: un sitio web de mala calidad es lo mismo que ir a una reunión de negocios en jeans y una camiseta rasgada. Ofrece lo mejor de ti.

Y si necesitas ayudas, estamos aquí para ti…