fbpx

La vida es más sencilla si mejoras un poco cada día al vivirla. Desafortunadamente, pocos de nosotros hacemos las pequeñas mejoras que podrían hacer nuestra vida más satisfactoria. Tratamos de hacer las cosas de una cierta manera y nos apegamos a ellas.

Considera que, si aprendieras algo cada día que pudieras aplicar al día siguiente, tu vida sería completamente diferente. Serías diferente. Podrías ser más inteligente, más sabio, y aspirar a un futuro brillante.

Tu pasado es una mina de oro de información sobre ti mismo y cómo funciona la vida. Sería una pena permitir que esta información se desperdicie.

¿Y si lo hicieras de un modo diferente? ¿Y si aprendieras de tus experiencias e hicieras pequeños ajustes a lo largo del camino? ¡Imagina lo poderoso que podrías llegar a ser!

Usa tu pasado a tu favor con este procedimiento:

  1. Analiza tu vida desde el principio. Comienza con tus primeros recuerdos y sigue adelante. Piensa en tu familia, amigos y en la escuela. ¿Cuáles son tus recuerdos más significativos? Presta especial atención a tus recuerdos más bonitos y a los más desagradables. Estos serán los más importantes.
  2. Revisa los puntos cruciales de tu vida. Dedica particular atención a las decisiones y transiciones más importantes de tu vida hasta ahora.
    • Educación. ¿Fuiste a la universidad? ¿Dónde? ¿Cómo tomaste esa decisión? ¿Cuál es tu especialidad? ¿Cómo lo decidiste? ¿Qué hubiera pasado si hubieras elegido algo diferente? Si no fuiste a la universidad, ¿cómo impactó eso en tu vida?
    • Elección de la pareja. ¿Elegiste sabiamente? ¿Cuál fue tu criterio para elegir a esta persona? ¿Elegiste estar solo? ¿Por qué?
    • Elección de un trabajo. ¿Cómo elegiste tu primer trabajo real? En retrospectiva, ¿fue una elección inteligente? ¿Cuáles fueron las ramificaciones de elegir esa carrera y ese trabajo a largo plazo?
    • Tener hijos. Si tienes hijos, ¿cómo han impactado en tu vida? ¿Podrías mejorar tus habilidades como padre? Si elegiste no tener hijos, ¿por qué decidiste esto? ¿Todavía estás de acuerdo con esta decisión? ¿Por qué?
  1. ¿Cuáles fueron tus errores? Después de toda esa reflexión, ¿cuáles fueron tus errores? ¿Cuáles fueron las causas de esos errores? Analicemos algunos ejemplos.
    • Tal vez elegiste la contabilidad como tu especialidad y carrera, porque pensaste que era la ruta que llevaba a un empleo estable. Sin embargo, no te gusta mucho la contabilidad. Tu verdadero interés era la botánica. Ahora sabes que fue un error, porque te sientes abatido.
    • Podrías concluir que tu error fue dar demasiada importancia a la seguridad, y muy poca a tus preferencias y aversiones naturales.
    • Tal vez elegiste a tu pareja porque eran ricos o increíblemente guapos. Pero, ahora eres infeliz. Puede que decidas que hay otros criterios más importantes para tomar este tipo de decisión.
  1. ¿Cuáles fueron tus éxitos? Hay más en tu pasado que sólo tus errores. También has alcanzado el éxito. Considera por qué tuviste éxito y aplica esa información de manera consistente.
    • Examina tu vida en el presente. ¿Qué podrías estar haciendo de manera diferente basado en lo que aprendiste al analizar tu pasado?
  1. Revisa tus retos y opciones actuales. Ahora, conecta tu presente con tus errores y éxitos del pasado. ¿Puedes hacer frente a un desafío actual con una lección de tu pasado?
    • Haz algunos cambios para mejorar tu vida. Toma algunas nuevas decisiones basadas en tus experiencias pasadas.

Continúa este procedimiento básico por el resto de tu vida, sólo con un pequeño cambio. En lugar de revisar tus fracasos y éxitos de hace 20 años, limítate a la última semana.

Elige un día en el que recuerdes la última semana y sigue el procedimiento anterior. ¿Qué hiciste bien? ¿Qué hiciste mal? ¿Cómo puedes aprender de la semana pasada y aplicarlo al presente y al futuro?

Aprovecha tu pasado para crear el futuro que deseas. Ya tienes toda la información que necesitas.