fbpx

En la actualidad una gran cantidad de mujeres se enfrentan de nuevos desafíos. Por ello ofrecemos cinco consejos para ayudar a esas mujeres que toman las riendas de su futuro e inician sus emprendimientos.

Es oportuno señalar que cualquier emprendimiento necesita tener una idea sólida, orientada a un mercado, contar con sistemas y comercializarse adecuadamente. Además de enfrentarse con los aspectos legales propios de una empresa.

El camino no es sencillo, cuando decides emprender, seguramente encontrarás obstáculos a los que hacer frente, como el financiamiento y el mercadeo, además te encontrar el equilibrio adecuado entre la vida personal y la laboral.

  1. Comienza un negocio ajustado a tu realidad personal: Planifica tu negocio, establece tu visión ideal para tu negocio y tu vida. Debes comprometerte con tu idea, analizar tu entorno, las posibilidades y los riesgos. Concéntrate en la acción, no importa si avanzas lento o rápido, lo realmente importante es comenzar.
  2. Deja el miedo atrás. Aspectos como la burocracia y otros aspectos legales suelen atrapar a miles de emprendedores. Por eso es necesario que dejes el miedo de lado. Generalmente la burocracia no representa un problema grave. Parece más complejo de lo que es realmente, con frecuencia puedes iniciar una empresa unipersonal, con solo llenar algunos formularios. Busca información relativa al tema, pregunta por las empresas de “responsabilidad limitada” ya que estas solo necesitan algunos pasos para completar el registro.
    • Comienza con ideas que te permitan establecer una idea comercial sólida, que puedas ser capaz de desarrollar gracias a tus habilidades.
  3. Planifica tu presupuesto. No puedes iniciar un negocio sin contar con recursos financieros. No significa que requieras una fortuna, solo que pienses en encontrar formas económicas y creativas que te permitan llevar a cabo tu proyecto. Recuerda que empresas como Hewllet Packard y Apple Computer iniciaron sus emprendimientos con muy poco dinero y en sus casas.
    • Considera solicitar un préstamo o financiamiento inicial. No necesariamente tiene que ser una gran institución financiera, puede ser algún amigo, familiar, bancos comunitarios o instituciones locales.
    • Que el dinero no sea tu fin, piensa en tus clientes, orienta tus productos o servicios, a satisfacer las necesidades de tus potenciales clientes.
    • Ofrece un producto o servicio de calidad, ya que te permitirá encontrar inversionistas dispuestos a apostar por tu proyecto.
  4. Solicita ayuda y aprende. En casi todo el mundo encontrarás organizaciones como los Centros de Negocios para Mujeres o instituciones para el desarrollo comunitario en tu localidad. Este tipo de organizaciones brinda apoyo a mujeres empresarias, capacitándolas y orientándolas en sus negocios.
    • En internet encontrarás mucho material informativo que te orientará en el paso a paso de todo negocio. Si no encuentras lo que buscas, pide ayuda a otro emprendedor o a un coach.
  5. Crea tus redes sociales. Plataformas como Facebook e Instagram te permitirán comercializar tu negocio y hacerlo rentable. Relaciónate con otras personas, empresas, lideres comunitarios y otras personas que puedan representar oportunidades para tu negocio. No solo requerirás clientes, también debes encontrar proveedores y hasta inversionistas. Las redes sociales son para socializar, establecer contactos y hacerte conocer.
    • Las Redes sociales te ayudarán a que tus productos o servicios tengan un mayor alcance y te permitirán tener mayor impacto y amplitud del público.

Un consejo final, haz lo que amas y no trabajaras ni un solo día de tu vida. Todo negocio exitoso necesita de pasión para salir adelante. Una vez que inicies tu proyecto…no te detengas.